ESpHeM FAQ´s (Preguntas Más Frecuentes)

¿Qué es “ESpHeM”?


“ESpHeM” son las siglas de Empresa de Servicios para Habitar este Mundo: una suerte de empresa experimental con una finalidad utópica, cuya oferta consiste en una novedosa fórmula de viviendas no definitivas, resultado de la aplicación arquitectónica de los sistemas de embalaje convencional.

¿Con qué misión nace ESpHeM?

La principal misión de EspHeM es ofrecer al usuario una nueva fórmula de habitáculos portables, un revolucionario sistema de arquitecturas marginales (precarias, no definitivas), que actúen como cajas de resonancia sobre la condición efímera de nuestro habitar en el contexto de las sociedades de mercado, dominadas por la apariencia de seguridad y confort.

¿En qué consiste la exclusiva fórmula constructiva de sus habitáculos?


ESpHeM propone “soluciones de embalaje para habitar este mundo”, tal como dice uno de sus eslogan. Se trata de una aplicación al sistema de viviendas de las propiedades del embalaje y de sus propios procesos de montaje: máxima portabilidad, admisión de lo efímero, inmediatez de despliegue, brillantez de soluciones, estandarización de los diseños y globalización de las propuestasÉ

¿Por qué escoge ESpHeM la estructura de empresa como plataforma de representación?

Esta estructura le permite actuar en el espacio real del mercado global y así plantear una propuesta de arquitectura temporal y portable, como imagen asociada a la sociedad de mercado; caracterizada por el continuo cambio, el flujo de movimientos migratorios, el imperio de lo inmediato y las soluciones estándar. En definitiva: una habitación envoltorio marcada por el “hazlo tu mismo”, aquí y ahora.

De esta forma, al introducir un elemento de humanidad (la casa) en una lógica de producción de mercado, se pone de manifiesto la precariedad de este sistema y, mediante el recurso al humor, se plantea la necesidad de nuevos órdenes de valores a los que someter su imparable maquinaria.

¿Por qué se dice -sin embargo- que su finalidad es utópica?

Al mismo tiempo que ESpHeM utiliza una estrategia industrial y de marketing renuncia a su lógica de mercado, hasta el punto de convertirse en una empresa prácticamente inútil: utópica; únicamente entendible como propuesta de ideas sobre lo efímero.

Una empresa que, finalmente, somete el negocio -del latín nec otium- al ocio -otium- (orden ético, estético, místico) volviéndose contra sí misma, pero no mediante la confrontación dialéctica sino a través de la utilización y descontextualización de sus valores.

En última instancia, ESpHeM propone una reflexión bufona y barroca del negocio (y de su pareja estética industrial) como sistema de vida de lo efímero y caduco: sic transit gloria mundi. Esta provocación le permite cuestionar, desde dentro, la ficción de los conceptos de estabilidad y confort sobre los que se construyen las promesas del mercado.

En ese caso, ¿debería considerarse ESpHeM como una suerte de escenografía sobre los modos de vida, más que una solución funcional al problema de la vivienda?

ESpHeM aborda, desde distintos géneros y formatos entrecruzados, una representación de la arquitectura efímera y liviana, inspirada en soluciones industriales surgidas de una sociedad de mercado. Esta diferencia de enfoque le aparta de otras propuestas rigurosamente arquitectónicas.

Desde el punto de vista funcional las soluciones de habitación ESpHeM no están planteadas como una aplicación directa a los actuales problemas relacionados con la vivienda, tales como el de los homeless, el del chabolismo urbano en las megalópolis, o el del alojamiento de los pueblos desplazados por desastres naturales o por causa de guerra. Esta supuesta aplicación condenaría el proyecto a la frivolidad por resultar sus propuestas prácticamente inútiles: paradógicamente inhabitable.

¿Cuál es entonces el sentido de este sin-sentido?

Esta renuncia a un desarrollo funcional le permite entablar un discurso más rotundo (menos condicionado) sobre lo temporal del habitat que se construye el hombre y su tendencia implícita a hacerlo inmutable. Esta contradicción se pone especialmente de manifiesto en el contexto de nuestras fugaces sociedades de consumo. De ahí la incomodidad y extrañeza que produce ESpHeM, en el intento de poner de relieve lo oculto de esta contradicción.